Las empresas de bicis y motos compartidas necesitarán una licencia para operar

La licencia para los vehículos será obligatoria e intransferible, y tendrá una duración de tres años prorrogables a un año más. La regulación prevé un total de 3.975 licencias para bicicletas y 6.958 para motos, con un máximo por empresa de 1.325 y 2.319, respectivamente. Este límite permitirá doblar prácticamente el parque de vehículos que operan actualmente en Barcelona, siempre y cuando cumplan las condiciones establecidas por la normativa:

  • Deben cumplir los criterios de sostenibilidad municipales: bicicletas mecánicas y eléctricas y motos eléctricas.
  • Todos los vehículos tienen que incorporar sistemas de geolocalización.
  • Se requiere acceso municipal a los datos de uso del sistema en tiempo real.
  • No se puede concentrar más del 50 % de la flota en la zona del centro de la ciudad durante un periodo superior a dos horas. Esta zona incluye el distrito de L’Eixample, los barrios de los entornos de la avenida Diagonal de los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y Gràcia y parte del barrio del Baix Guinardó.
  • Todas las bicicletas tienen que disponer de un sistema de anclaje y tienen que estacionarse en los espacios que tienen habilitados en la vía pública.
  • Los vehículos estacionados de forma incorrecta se tienen que reubicar en un plazo de 24 horas.
  • Hay que pagar la tasa de 71,51 euros por vehículo y año.
  • Hay que disponer de un seguro de responsabilidad civil.
  • Hay que disponer de responsabilidad social en materia laboral.
  • No se pueden alienar, ceder ni transmitir las licencias otorgadas.
  • Hay que tener una garantía para asegurar el adecuado cumplimiento de las condiciones de la licencia de un 10 % del importe de la tasa para el conjunto de vehículos.
  • Hay que respetar la normativa vigente en materia de tráfico, estacionamiento y ocupación de la vía pública.
  • En caso de incumplimiento de las condiciones de uso del espacio público, se impondrán sanciones de 450,76 euros y se podrá retener la garantía. Además, el Ayuntamiento también podrá:
  • Comisar vehículos si se utilizan una vez extinguida la licencia.
  • Revocar la licencia si no se hace uso del vehículo durante un periodo superior a veinte días.
  • Revocar la licencia si el interés público lo justifica.
  • Minimizar el impacto en el espacio público

El volumen total de licencias se dividirá entre el número de solicitantes que cumplan los requisitos y se hará un sorteo para determinar el orden de adjudicación. Si, tal como se prevé, se solicitan menos licencias de las disponibles, se adjudicará a cada empresa el máximo establecido. La convocatoria y los plazos se publicarán en el Butlletí Oficial de la Província de Barcelona (BOPB) en los próximos días.

La proliferación de empresas de movilidad compartida ayuda a combatir la contaminación, a fomentar el uso de la bicicleta y el transporte público y a impulsar el vehículo eléctrico. El nuevo marco regulador servirá para minimizar sus efectos negativos: el empleo del espacio público y la seguridad vial.

Comentarios de Facebook

Publica un comentario